:)

soñar es cotidiano, recordar lo soñado es lo dificil.

12 noviembre 2011

Cielos Vacios



Ella no olvida nada.

Los días solitarios de mitad de noviembre, sentada mirando el infinito, revolvía lentamente su taza de manzanilla. Era tenue la luz, el ambiente frío. Cada segundo se le hacia larguísimo.

El silencio la estaba volviendo una sombra, no había nada que hacer. 

Ninguna palabra salia de la boca de sus acompañantes, y asi pasaban los minutos, las horas los dias, los meses, los años. De a poco se iba quebrando la realidad, porque nada era verdad.

Vivía en un hogar de sueños vacíos, sin mas que un triste nido, se reprimía a a negar que todo cambiaría y seria distinto con su vida. 

En esta situación desolada, ella estaba encrucijada. No había amor, no había nada.

Solo noches de cielos vacios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario